LA SOMBRA DE UNA DUDA

1

…..Pongo este escrito, en dos partes, por el número de caracteres que contiene. Es abierto, a todos nosotros miembros y colaboradores de la Blogsfera, y a nuestro director y amigo Santiago Solano. Y lo hago en el blog de Javier, porque este apartado se llama “La Sombra de una Duda” y porque es el primero que aparece. Quiero que todo el mundo opine. Nadie lo ha hecho abiertamente por escrito, sí hablando. Yo deseo saber, contrastar opiniones. Y Santiago, estoy seguro, también. Ya que nadie escribe más sobre el tema que nos llevó hasta aquí, la sombra de la gran duda es: ¿dónde pensáis que debe acabar? Por supuesto yo, y creo que el director de la web piensa igual, queremos saber la opinión en libertad. Valientemente. Que no se quede nada en el tintero, ni en el silencio. Yo pienso que Santiago tiene el suficiente reconocimiento, aprecio y confianza con todos y como para poder escribir de lo que pensamos o dudamos abiertamente. Esta es mi duda. Y quiero resolverla. A continuación va mi postura, que he escrito al darme cuenta que la Blogsfera está viva. Y de ello me ha hecho darme cuenta, ya del todo, el escrito último de Soledad.

2

…..Cuestiones de procedimiento. Id al principio del Retorno del Jedi y examinad la propuesta. Y tened en cuenta que esa parte se ha iniciado… pero necesita un final. Veamos.
…..¿Por qué hace falta plantear la pubertad, incluso el posible casamiento de Elvirita? ¿Por qué hace falta seguir un línea convencional de desarrollo de las etapas de la vida de un “símbolo”, un “ente literario”, que había que salvar, escribiéndola, pero entiendo que nunca describiéndola. Me parece bien que el arquetipo tenga “links” con ciertos elementos “mágicos”, “incluso históricos”, del Medioevo o de otras épocas, me parece bien que se mezclen elementos mitológicos… pero yo creo que la escasez de respuestas al reto en esta parte es que Elvirita ha jugado su papel (incluso de más) provocando entusiasmo, intentos de “salvación” (que es elevación sobre la propia historia)… El valor de este libro ya lo tiene. No es cuestión de páginas. Es cuestión de idea y de “reformación de la idea”, de una dinámica que se logró, incluso, si me apuráis, hasta con la aparición del Abad. Las correrías y reflexiones de Orfeo, bien. Pero el regreso del caballero que puede que la enamore o la ensarte con una lanza, por muy Jedi que sea, no tiene por qué seguir un guión previo. Me parece bien que se den unos “inputs” unas propuestas…me parece bien que sigas tu mismo, Santiago, con un desarrollo que lleve a un final abierto. En mi opinión – y en la de algunos miembros de la Asociación – el libro ya estaba. Había un final. Abierto y cerrado, según el lector, según los propios que habíamos contestado al desafío. El regreso es una continuación de la saga. Puede ser un final de parte, si no se demora mucho. O si tu lo tienes claro. Yo creo que Elvirita es ya un espíritu en paz. Que el hecho de que lo sea nos permite que estemos tranquilos respecto a la madre o que el padre siga bebiendo o se eche la siesta todos los días. Da igual. Me parece que esos personajes no existen más que como apuntes referenciales, igual que la maestra, como parte de una trama, que fue tan dinámica que se saltó de bitácoras y argumentos. Yo creo que las fechas están también para saltárselas. No veo la necesidad de seguir por caminos narrativos explicativos. No veo la necesidad de que Elvirita vuelva, aunque si de que esté presente en el espíritu de todo el libro. Yo creo que el proyecto, con comentarios incluidos, que son también el proyecto, es un gran proyecto. Que mezcla lo clásico y lo moderno, las referencias culturales, el ensayo, el artículo corto, la crítica, la historia (esa parte la estás desarrollando ahora) Pero no bajemos a crear una vida necesaria a un arquetipo. Elvirita somos nosotros. No nos creemos más vida a nosotros que la que ya tenemos. Se llama la idea, el impulso, se llama también la improvisación. Y la mezcla. Yo soy un incondicional. Y lo he demostrado. Nunca he creído en el regreso de un personaje que ha sido excelso, paradigma, nexo de unión, recogedor de todas nuestras inquietudes. Que ha jugado, que te ha llegado a raptar, que te ha dado la vida porque, tu se la diste dándole en colaboración con nosotros, la muerte. Atiende a las señales. Y finalicemos el proyecto, finalízalo tu con alguna colaboración más. Y con mi ayuda o la de quien esté dispuesto o lo desee en lo que necesites. Pero yo he captado el ambiente. Y tú también.
…..Tenemos un gran libro de doscientas páginas o más, si queremos. Un libro – un proyecto – ya publicado en la red. Un libro que nos ha unido, en sus peldaños y en sus descansillos. Esta escalera la hemos subido juntos. Sin ti habría sido imposible. Sin nosotros también. Demos paso a la construcción final, que es la lectura, que es el ponerle uno o dos capítulos más. Permitamos que la abadía de Abarth sea el lugar donde se cuenta la crónica de todos nosotros, no sólo de una niña mágica que duerme en su vuelo, que sonríe ante la libertad y la rebeldía, que nos acompañará siempre. Y que no quiere, estoy seguro, ni casarse, ni envejecer más.
…..Con todo mi afecto, reconocimiento y mi gratitud, Santiago, esta es mi opinión.

Emilio Porta

Anuncios