LA LLUVIA

Me gustan los días de lluvia, como hoy. Tengo la ventana abierta y oigo la música de su caída en la acera. El cielo está gris y blanco, como es lógico. La luz difusa que entra por la ventana me conmueve y me lleva a la infancia. Yo me crié en el norte; y allí, ya saben, llueve mucho. Bueno llovía mucho, ahora ya es otra cosa. La lluvia, esta lluvia lenta y continua, es buena para el campo. Es vida. Con ella la tierra se pone su traje nuevo, renacen las cosechas, los mares verdes que dijo el poeta.

A veces estoy tentado de desnudarme y dejar que la lluvia caiga sobre mí, sólo por ver si se me oscurecen algunos cabellos.

Anuncios

Una respuesta

  1. ¡Hummm! Que olor a tierra mojada. Que olor a infancia rememorada. Un pegar la nariz al cristal viendo corretear las lagrimas del cielo junto a mis ojos. Rezongar a mi madre rogándole ponerme mis botas de charcos. Quedarme en casa, pegando cromos en un album nuevo… viendo como huele mi infancia, a tierra mojada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: